El tenista español Rafael Nadal cree que ha «tocado techo» tras conseguir el US Open, el decimonoveno ‘Grand Slam’ de su carrera, pero asegura que trabaja «diariamente» con el objetivo de «mejorar», además de reconocer que no piensa en «ganar más y más» al ser preguntado si le obsesiona superar a Roger Federer en el número de ‘grandes’.

«Creo que al final sí que hemos tocado techo, pero trabajo diariamente para mejorar. Ir a entrenar por ir a entrenar, no lo concibo. Siempre lo planteo para mejorar cosas», manifestó Nadal en declaraciones a ‘El Larguero’ de la Cadena Ser, donde explicó que 2019 ha sido «un gran año, pero no el mejor» de su dilatada carrera. «¿Mi mejor año? No. Está siendo un año de los mejores, pero ha habido otros en los que he ganado 12 torneos o tres grandes en la misma temporada. Éste está en una categoria alta, pero ha habido otros mejores», añadió el tenista balear, que suma 19 ‘Grand Slams’ y está a solo uno de Roger Federer.

«Cuando se vuelva a presentar una oportunidad -si se presenta- intentaré estar preparado para ello. Es importante también disfrutar los momentos y no sólo pensar en más y más. Cuando me toque trabajaré para ello, queremos conseguir los objetivos marcados y aspirar a todo», indicó el de Manacor. Preguntado si le hace más feliz ganar o jugar al tenis, Nadal dijo que «ganar es una consecuencia de». «Lo que realmente me hace feliz no es solamente ganar. Si solo ganase no me aportaría la satisfacción personal que me aporta saber lo que he hecho y lo que me he esforzado para conseguirlo. La felicidad llega con esa satisfacción personal», espetó. «¿El cariño de la gente? No me abruma, son muchos años los que llevo por el mundo y sentir el cariño y el apoyo de la gente es una gran satisfacción. Mi realidad es que intento vivir todas las cosas con la mayor normalidad posible y desde la normalidad apreciarlo y dar gracias a la vida por todo ello», comentó. En relación al partido ante Daniil Medvedev, Nadal dijo que es una de las finales «más emocionantes» que ha jugado. Sin embargo, el insular no se atrevió a decir que fue la mejor. «En Wimbledon 2008 no había ganado ninguno y en el US Open ya había ganado tres. En Australia también fue increíble, aquella final con Djokovic fue más dramática que la del domingo, pero si duda que ésta está entre las primeras», admitió.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here