El presidente del Consejo Directivo del Bayern Múnich, Karl-Heinz Rummenigge, puso sobre la mesa la posibilidad de comenzar la siguiente temporada del fútbol alemán en invierno, de manera que puedan finalizar la que actualmente se encuentra en pausa a causa del coronavirus.

“Tenemos que jugar esta temporada hasta el final a toda costa. Por razones de justicia deportiva pero también para reducir los daños económicos, dijo Rummenigge en declaraciones al diario “Frankfurter Allgemeine”.

Si es necesario, según Rummenigge, la temporada podría terminarse en septiembre y aplazar para el invierno el comienzo de la siguiente.

“Si desde el punto de vista sanitario y político no hay otra posibilidad habría que confrontarse con ese escenario”, dijo Rummenigge.

Rummenigge rechazó la posibilidad de una interrupción definitiva de la campaña y advirtió de que ello implicaría una reducción del número de equipos para la próxima.

“Tenemos que terminar la temporada, no importa cuándo”, resaltó.

En ese contexto, Rummenigge criticó al presidente de la UEFA Aleksander Ceferin por haber planteado la posibilidad de una interrupción de la temporada.

“Decir ahora que en junio no se puede jugar que hay que interrumpir la temporada causa inseguridad en el mercado del fútbol”, dijo Rummenigge.

Rummenigge dijo que aunque la situación financiera del Bayern hace que su resistencia a la crisis mayor que la de otros clubes una interrupción larga de las competiciones también generaría problemas.

Los clubes alemanes deberán aprobar hoy un nuevo aplazamiento de la duración de la temporada, provisionalmente hasta el 30 de abril, debatir caminos para ayudar a los clubes más golpeados económicamente por la situación.

El Bayern, el Borussia Dortmund, el RB Leipzig y el Bayer Leverkusen han aportado 20 millones de euros a un fondo de solidaridad para ayudar a clubes que tengan problemas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here