Los dirigentes piensan en dos años sin pérdida de categoría y, lógicamente, cambiará de manera drástica la realidad en los clubes.

Cuando los dirigentes del fútbol argentino todavía buscaban consenso para terminar de definir si esta temporada iba a haber o no descensos, en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) pensaron en dar un paso todavía más grande: se acaban los promedios.

Si bien todavía falta la confirmación oficial, que se hará una vez que se resuelva la manera en la que continuarán los torneos una vez que se reanude la actividad por el coronavirus, la idea es que por dos años no haya descensos y llevar la competencia a 28 o 30 equipos. Si nadie perderá la categoría en las próximas dos temporadas, el promedio es innecesario.

Lógicamente, sin descensos ni promedios, el panorama en el fútbol argentino cambia drásticamente; en lo inmediato, aquellos que peleaban por mantener la categoría tendrán un alivio impensado, mientras que a mediado y largo plazo los clubes tendrán la posibilidad de mejorar su economía.

Como será el Fútbol en Argentina

El contexto económico no da para imaginar compras (importantes o de menor monto) y las incorporaciones estarán seguramente relacionadas a jugadores que vuelven a los clubes una vez vencidos sus vínculos en las instituciones en las que estaban a préstamo.

Después, parece ser el momento en el que las instituciones aprovechen estos dos años sin descensos ni promedios para desprender de sus contratos más altos.

Claro que no solamente será la voluntad de los clubes, también dependerá de que haya un mercado que busque a los futbolistas. ¿Habrá? ¿A qué precio? ¿Aquellos que tengan un resto intentarán retener a sus figuras para venderlas una vez que el mercado vuelva a la normalidad?

El próximo 30 de junio se vence el contrato de muchos jugadores y muchos planteles están armados con la mayoría de sus futbolistas a préstamo. Por ejemplo, Aldosivi, Central Córdoba o Patronato deben renovar a casi todo el equipo.

Sin embargo, sin descensos ni promedios, los clubes tendrán la posibilidad de no renovar, meter mano en sus divisiones inferiores y aquellos sin grandes aspiraciones deportivas podrán buscar el otro campeonato: el famoso campeonato económico.

Si se vienen dos años sin descensos ni promedios, serán aprovechados de gran manera en los clubes que no suelen tener la pelea grande como el principal objetivo. Pero no es lo único que se pelea en el fútbol argentino…

Aquellos que hoy tienen las cuentas más ordenadas y un resto para poder mantener planteles competitivos más allá de la crisis, tendrán la posibilidad de sacar ventaja en lo que respecta a la pelea grande: títulos y clasificaciones a las copas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here