La Federación Española de Fútbol y el Real Madrid han dado su visto bueno al plan propuesto por la Conmebol, la FIFA y la UEFA y la Policía estudia las implicaciones para la seguridad.
En las negociaciones habría intervenido también el presidente argentino, Mauricio Macri, ex presidente de Boca Juniors.
River-Boca, que se suspendió el pasado 24 de noviembre después de los incidentes en los alrededores del Monumental de Buenos Aires, está cerca de cerrar una nueva sede, el Santiago Bernabéu, en Madrid, después de un acuerdo en el que han estado trabajando en las últimas horas la Conmebol, la FIFA, la Federación Española de Fútbol (FEF) y el Real Madrid. Según fuentes conocedoras de la negociación, el trato se encuentra cerrado al 90%, y las partes confían en anunciarlo a lo largo de la tarde de este jueves.
Después de llegar a cerrar una fecha tentativa para que el partido se disputaría el 8 o 9 de diciembre, y fse jugara fuera de Argentina. Se exploró entonces la opción de jugar el partido en Doha (Qatar), que tenía en cuenta que pocos días después, del 12 al 22 de diciembre, se disputaría el Mundial de Clubes en Emiratos Árabes Unidos, y allí tendría que competir el vencedor del título de la Libertadores. Esa opción tampoco se cerró. Como tampoco se pusieron de acuerdo las partes en llevar el partido a Asunción, lugar principal de las negociaciones.
La FIFA y la Conmebol abrieron entonces la vía española, junto con la UEFA. Los tres organismos se pusieron en contacto con la FEF para estudiar la posibilidad de llevar el partido a España. La federación dio su visto bueno a ese plan, que apuntaba al estadio Santiago Bernabéu como sede del partido. Según fuentes conocedoras de la negociación, tanto la FEF como el Real Madrid están de acuerdo en que el encuentro se celebre en el recinto madridista, el sábado 8 de diciembre o el domingo 9.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here