Franck Ribéry, jugador francés del Bayern Múnich, aseguró que pese al interés de varios equipos grandes por hacerse con sus servicios en el 2009, la mejor decisión que pudo haber tomado fue permanecer en el conjunto bávaro.

“Era una locura, siete equipos de elite me querían. Juventus, Inter, Ac Milán, Chelsea, Real Madrid, Barcelona y Manchester United. Pasaron muchas ideas por mi cabeza, no fue fácil”, dijo Ribéry que dejará el Bayern a final de esta temporada tras doce años en el club.

Ribéry había llegado a Bayern dos años antes procedente del Marsella y los bávaros habían pagado por él 25 millones de euros.

Las ofertas que recibió el Bayern estuvieron entre los 60 y los 80 millones de euros pero el presidente del club, Uli Hoenesss, las rechazó todas.

“Sabéis lo que me dijo Uli Hoeness? Barcelona tiene a Messi, el Madrid tiene a Ronaldo, nosotros te tenemos a tí”. recordó Ribery.

Ribéry reconoce que en ese momento tuvo dudas pero agrega que retrospectivamente quedarse en Múnich fue una de las mejores decisiones de su vida.

“Fue una de las mejores decisiones de mi vida quedarme en el Bayern. Lo que pasó después es mejor de todo lo que podía esperar. Tengo que darle una vez más las gracias a Uli Hoeness y a mi agente Alain Migliaccio”, dijo el jugador.

Ribéry puede ganar el sábado su noveno título de la Bundesliga, superando el récord que actualmente comparte con Oliver Kahn, Bastian Schweinsteiger y Philipp Lahm.

Además, fue una pieza clave del triunfo en la Liga de Campeones en 2013.

Ahora, a sus 36 años, terminará la etapa de Ribéry en el Bayern y el jugador en la entrevista relata el momento en que el club le comunicó que ya no renovaría su contrato.

“Uli Hoeness me dijo: “Llegaste cuando ni siquiera estábamos clasificados a la Liga de Campeones. Hemos crecido juntos”. Me di cuenta que Uli y Karlheinz Rummenigge tenían dificultades para encontrar las palabras adecuadas, pero los tres sabíamos que había llegado el final”, dijo.

En su última temporada, en parte por las lesiones, Ribéry no ha tenido mucho protagonismo.

Ahora está otra vez en forma y hace dos jornadas marcó un gol en casa en la victoria por 3-1 ante el Hannover que celebró con cierta melancolía.

“El problema fue que me di cuenta que pronto se acabaría todo, que la afición en Múnich ya no celebraría conmigo en el estadio. Quería celebrar, pero dolía”, aseguró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here