Al Arsenal cada vez le queda menos del Arsenal. Ya no es invencible, ni mucho menos, y que un equipo como el Manchester City le saque los colores como lo hizo ayer (0-3) no es una sorpresa, ya se volvió una costumbre.

A los aficionados ‘Gunners’ les duró la ilusión cerca de dos minutos. Martinelli, la mejor noticia para el Arsenal este año, se fajó entre dos defensas para lograr un disparo peligroso que despejó Ederon.

Parecía una declaración de intenciones. Un argumento que se diluyó en cuanto se sacó el córner y el Arsenal desapareció del partido.

El fantasma de los éxitos pasados se recostaba en su asiento y se preparaba para otra tarde alejada de la gloria de antaño. Les iba a pasar el City de Pep Guardiola por encima sin casi despeinarse y lo sabía tanto los espectadores londinenses en el estadio Emirates.

Cuando asomaba el descanso y De Bruyne recogió una pelota en la frontal, sabían que la pelota acabaría en la portería de Bernd Leno.

El City sigue a catorce puntos del Liverpool, aunque ya solo a cuatro del Leicester, que ocupa la segunda posición. El Arsenal sigue descolgándose en la lucha por Europa y es noveno, con 22 puntos, a cuatro de la Liga Europa.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here