Convencido de que todavía es posible, el Palmeiras saldrá a dejarse el alma hoy en la noche para remontar el 2-0 de la ida de la semifinal de Libertadores y conseguir el último boleto a la final tras la agónica clasificación de River Plate.
 
Toda la presión es para el ’Verdao’. Sorprendido en Buenos Aires por la gran noche de Darío Benedetto autor de un doblete en los últimos minutos, los brasileños deberán asfixiar desde el principio a un Boca que aterrizó en Sao Paulo acariciando su regreso a una final de Libertadores, seis años después de la que perdieron allí contra el Corinthians.
 
La situación no es la ideal, pero este Palmeiras, líder del Brasileirao y en plena luna de miel con su reencontrado Luiz Felipe Scolari, lleva mucho más tiempo esperando. Boca le arrebató la que podía haber sido su segunda Libertadores con el Palmeiras tras vencerles en la final de 2000.
 
Para lograr la remontada, el Palmeiras deberá revertir el cansancio del final de la agotadora temporada brasileña y salir mordiendo al gramado de un Allianz Parque a reventar. De cara al partido más importante del año.
 
Felipao contará además con todos sus jugadores incluyendo al recuperado Marcos Rocha, aunque no se le espera en el once. Lo más complicado, sin embargo, para el ’Verdao’ será dominar la ansiedad ante una oportunidad que lleva casi dos décadas esperando.
 
Pero Boca también se juega mucho. Pese a la ventaja de la ida, los argentinos no quieren confianza ahora que están a un paso de igualar a Independiente como el club con más Libertadores de América, con siete trofeos. Una conquista que todavía podría ser más dulce si se diera ante su archirrival River Plate, que logró remontarle su semifinal al Gremio.
 
El partido estará dirigido por el juez colombiano Wilmar Roldán, asistido por sus compatriotas Alexander Guzmán y John Alexander León.
 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here