El equipo antioqueño triunfó 3-2 en el partido de vuelta de la semifinal (ganó 5-3 el global) y disputará la llave definitiva frente al club verdiblanco, que dejó en el camino al Tolima.

Al minuto 18, el elenco que ahora dirige el ecuatoriano Octavio Zambrano (extécnico del Medellín) recibió un gol en contra. Fue obra de Déinner Quiñones.

Minutos después, debido a que su goleador histórico, el argentino Germán Ezequiel Cano, se retiró lesionado. 

Al 37’ de juego, el defensor central Jesús Murillo amplió el marcador. Convirtió el segundo con un cabezazo tras un centro desde la derecha. 

Pasto, que al 43’ sufrió un autogol.

A diez minutos para cumplir el tiempo reglamentario marcó desde el punto blanco del penalti para el Pasto.

Deportivo Independiente Medellín logró este miércoles un definitivo 3-2 (5-3 global) y, como en 2017, cuando perdió ante Júnior, jugará la final de la Copa Águila, certamen que entrega un cupo a la Copa Libertadores 2020.

Por su otro lado Deportivo Cali se puso en ventaja en Ibagué en un encuentro que ganaba desde Palmaseca, después lo igualó Tolima pero el empate fue suficiente para que los verdiblancos disputen la final de Copa Águila ante Independiente Medellín.

El global favorecía 2-1 a Deportivo Cali, equipo que fue a jugar con jerarquía al Manuel Murillo Toro en busca del dominio de la esférica y tratando de ampliar la diferencia en el marcador.

Lo conseguiría de la mano del volante más determinante del equipo, Christian Rivera, quien a pase de Caicedo fuera del área, controlaría con derecha, se perfilaría para su zurda y cayéndose remataría un balón que Cuesta no esperaba a su costado derecho, refrescando la presión de mantener el resultado al minuto 34.

El segundo tiempo sería de Tolima, pero un penalti inexistente señalado por el juez central a favor de los pijaos, lo atajaría Wallens al capitán Banguero, quien se mostró displicente para ejecutar la pena máxima.

Los de Gamero encontrarían el descuento al minuto 85 luego de que Richard Rentería embocara el balón en propia puerta, tras una mala salida del portero Wallens. Tolima pujó hasta el final, pero la clasificación sería para los de Pusineri, quien planteó un encuentro perfecto para borrar la goleada perpetuada por liga ante el mismo rival.

Pusineri expresó su alegría por la clasificación, pero no se desentendió de la Liga Águila, competencia en la que el Cali tiene aspiraciones a clasificar a las finales. “El primer objetivo era llegar a la final, ahora nos pondremos en “modo Liga” para lograr estar entre los ocho. Así que recuperaremos a los jugadores e iremos hasta donde podamos, con la tranquilidad de que este grupo está empujando el barco. En ese sentido, los hinchas deben estar orgullosos pues el sudor en la camiseta siempre está”.

Deportivo Cali e Independiente Medellín repetirán la agónica final del 2015, esta vez por la Copa Águila en la búsqueda de la gloria y de un cupo a la Copa Libertadores. La ida será el 29 de octubre en el estadio Deportivo Cali y la vuelta el 6 de noviembre en el Atanasio Girardot.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here