La Premier League quiere terminar la temporada apenas la pandemia de Covid-19 le de un respiro en Gran Bretaña y la idea que evalúa es disputar todos los partidos que restan por jugarse en apenas un mes.
    La propuesta contempla incluso que algunos de esos duelos no se disputen (los de las últimas fechas) en caso de ser necesario para que a fines de junio quede definido el campeón, los clasificados a las Copas europeas y los descensos.
    En el primer rubro se destaca la posible y casi inminente consagración de Liverpool, que está a sólo dos victorias de asegurarse el título, aunque la cuestión será debatida a fondo el viernes.
    Ese día se realizará una videoconferencia de la que participarán los 20 clubes que animan el campeonato de primera división, la cuarta de ese tipo desde que estalló la emergencia sanitaria en el Reino Unido.
    En la misma se evaluarán los distintos escenarios posibles y la fecha tentativa para la reanudación de las actividades que por el momento y como tantas otras, no sólo deportivas, se encuentran totalmente paralizadas.
    Los clubes deberán ponerse de acuerdo también en un plazo límite razonable para la vuelta del fútbol que, se dice, coincidiría con el vencimiento de los contratos de muchos jugadores y entrenadores el 30 de junio.
    Esto a pesar de que la FIFA advirtió hace algunos días que el plazo podría extenderse al igual que la duración del mercado de pases para atenuar los efectos de la situación generada por el coronavirus en todo el planeta.
    Para entonces, las 38 jornadas de la Premier League deberían haberse jugado, informó hoy el «Guardian», opción que parece contar con consenso aunque para su aprobación deberá ser respaldada por al menos 14 de los 20 clubes.
    Restan por jugarse todavía otros 92 partidos, un número elevado como para suponer que podrían completarse en apenas un mes como se especula, cifra que obligaría a disputar jornadas cada tres días.
    Si se opta por tomar ese camino y según rumores que circularon en los últimos días, la Premier League podría cancelar directamente una o dos fechas (las últimas) y «congelar» la tabla de posiciones al 30 de junio.
    Más allá de las garantías ofrecidas por la FIFA, son muchos los clubes ingleses que temen que sus jugadores se nieguen a salir a la cancha por considerar vencidos sus contratos sin que esto les depare consecuencias legales.
    Los impulsores de la iniciativa afirman que poder darle un cierre a la temporada 2019-20 facilitaría las cosas para la próxima, que comenzaría entre agosto y septiembre sin sufrir demasiados retrasos.

Fuente (ANSA).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here