Vuelve Laliga, vuelve la competición plagada de pautas, protocolos y temores. Echa a andar sobre el riesgo en un empeño contra el tiempo y amparada en el buen hacer del destino.

Durante once días, desde el envío de un burofax hasta su entrevista definitiva, el presumible adiós de Leo Messi convulsionó el fútbol español por encima, incluso, de la interminable incertidumbre que genera desde hace tiempo el coronavirus, que va a condicionar la marcha de LaLiga que viene y que echa a andar el fin de semana plagada de protocolos y dudas.

LaLiga 2020-21 echa a andar sin saber qué le va a deparar el futuro, con más intrigas que certezas, sometida al desarrollo, a la evolución y al estado de la Covid 19 que va a marcar la pauta social, económica y deportiva en los próximos tiempos.

La fuga de Messi hacia otro país aventuraba un paisaje oscuro para el fútbol español. Más allá del efecto devastador, anímico y posiblemente deportivo, que hubiera generado en su club, la competición se hubiera quedado sin su principal, y ya casi único, gran reclamo.

Se marchó Neymar, después Cristiano Ronaldo y el alto riesgo sobre la interpretación de una cláusula evitó la emigración de Messi y la despoblación de la Liga, ya puesto en evidencia sobre el césped en la fase final de Lisboa de la Liga de Campeones.

La última Champions, resuelta de forma precipitada y en pocos días, demostró que el juego en España va a otra velocidad. Por detrás de las grandes potencias. El Barcelona, el Atlético y el Real Madrid fueron sonrojados de una u otra manera por equipos que ahora juegan a otra cosa. Al nuevo estilo que marca tendencia.

Con toda esa inquietud además de las sospechas que genera cada día que pasa el coronavirus regresa ya una campaña.
Refuerzos como el meta croata Ivo Grbic, para el Atlético Madrid, o la llegada del bosnio Miralem Pjanic del Juventus, a donde fue Arthur Melo, por el Barcelona que ya tenía contratado al portugués Trincao; el regreso al Real Madrid del noruego Martin Odegaard; el paso al frente del Sevilla con Ivan Rakitic han sido los movimientos mas llamativos de un mercado menos dinámico que nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here