Kylian Mbappé no le pondrá las cosas fáciles al PSG para ampliar un contrato que acaba en 2022. El club galo se quiere garantizar a la estrella francesa, pero el delantero no está por la labor de sentarse con la directiva parisina para hablar de su contrato por el momento. Mientras, el atacante estaría poniendo una serie de exigencias imposibles a los cataríes.

La primera y más compleja es el sueldo. La prensa francesa lleva semana filtrando que el club le quiere equiparar a Messi con una ficha de 50 millones anuales, algo totalmente incompatible mientras Neymar siga como jugador en la capital francesa.

La cosa se enrevesa más después de que Mbappé, que sueña con ganar en un futuro cercano la Champions y el Balón de Oro, haya pedido al PSG que no venda a su compañero Neymar. A pesar de que en varias ocasiones se ha puesto en duda la relación entre ambos, la realidad es que los dos cracks se llevan bien y el internacional francés no quiere que la plantilla se debilite con una posible marcha del brasileño. El brasileño quizá debería bajarse la ficha –algo utópico– para no cargarse el fair-play financiero.

El PSG sabe que no debe forzar la marcha de Neymar, salvo oferta irrechazable. Los franceses quieren que el brasileño continúe formando parte del equipo que dirige Tuchel, ya que con él en la plantilla son más fuertes. Y si finalmente se ven obligados a venderle por deseo del propio futbolista, será por una cifra histórica que supere los 222 millones de euros que los galos pagaron al Barcelona por su traspaso.

Si finalmente el PSG no es capaz de convencer a Mbappé para que renueve, la idea del Real Madrid es la de acceder a Kylian solo por las buenas. No quieren generar una guerra fría contra los parisinos, un club amigo con el que se han realizado algunas operaciones, como pudo ser la de Di María. En Madrid ya saben que tendrán que hacer un gran esfuerzo económico para sacar al francés de París, algo por lo que están dispuestos a tirar la casa por la ventana, dado el potencial del delantero. Se estima que el precio del galo puede oscilar entre los 230 y los 250 millones de euros, algo que pasaría a ser todo un récord en el mundo del fútbol.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here