La selección de Italia, ya matemáticamente clasificada como primera de grupo para la Eurocopa de 2020, se impuso por 5-0 este martes a la de Liechtenstein y siguió con el pleno de puntos tras ocho jornadas de la fase de clasificación al torneo continental.

Un gol en la primera mitad de Federico Bernardeschi, rubricado en la reanudación por un doblete de Andrea Belotti y por los tantos de Alessio Romagnoli y Stephan El Shaarawy, decidieron un partido cómodo para Italia ante una Liechtenstein que es colista con solo dos puntos.

El seleccionado de Mancini se confirmó como sólido primer clasificado, con 24 puntos, nueve más que Finlandia, segunda con 15, y catorce más que Armenia y Bosnia Herzegovina, terceras con 10.

Tras sellar el billete para la Eurocopa el pasado sábado con el 2-0 endosado a Grecia, Italia salió este martes en Vaduz con nueve cambios y un tridente formado por Bernardeschi, Belotti y Vincenzo Grifo, jugador del Friburgo alemán. Los dos primeros vieron puerta, mientras que el tercero ofreció una asistencia.

Bajo la intensa lluvia que caía en el Rheinpark Stadion, Italia tardó menos de 120 segundos en adelantarse gracias a Bernardeschi, quien culminó un contragolpe lanzado por Marco Verratti con un remate con la pierna izquierda a centro de Cristiano Biraghi.

Sin embargo, fue una de las pocas oportunidades de gol construidas por una Italia poco concentrada en defensa en la primera mitad y que pudo recibir un gol en al menos dos ocasiones, de no ser por dos grandes paradas de Salvatore Sirigu a Dennis Salanovic (m.1 y m.42).

El seleccionado italiano fue absoluto dueño del balón, pero le costó encontrar espacios en ataque ante un equipo de Liechtenstein que se encerraba con diez hombres detrás de la línea del balón. Tuvo que asustarse en el 65, con otro disparo de Salanovic parado por Sirigu, antes de encarrilar su goleada.

Tras unos avisos peligrosos de Nicoló Zaniolo y de Bryan Cristante, fue Belotti quien amplió distancias al rematar de cabeza un saque de esquina lanzado por Vincenzo Grifo (m.67).

Fue el gol que castigó anímicamente a una Liechtenstein que capituló definitivamente en el tramo final al recibir el 3-0 de cabeza de Alessio Romagnoli (m.77), el 4-0 de Stephan El Shaarawy (m.83), entrado a la hora de juego, y el 5-0 definitivo de Belotti.

El delantero del Torino, que también hace tres años marcó un doblete en Vaduz contra Liechtenstein, lleva cuatro dianas en esta fase de clasificación a la Eurocopa.

Con el resultado ya ampliamente sentenciado, Mancini dio paso a Leonardo Bonucci, ante el deseo del defensa del Juventus de alcanzar pronto los 100 partidos con la camiseta “azzurra”. En este momento lleva 93 encuentros como internacional a sus 32 años.

Fue la novena victoria consecutiva para Mancini al frente de Italia, ocho en partidos oficiales más el amistoso ante Estados Unidos, lo que le permitió igualar el récord de Vittorio Pozzo, el entrenador que conquistó dos Mundiales con Italia, en 1934 y 1938, además de un título olímpico.

Un resultado prestigioso que, sin embargo, no distrae a Mancini del objetivo real: devolver Italia a la cumbre de Europa después del fracaso mundialista vivido en 2017 con Giampiero Ventura, actual preparador del Salernitana en la Segunda División, en el banquillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here