Los Rockets de Houston protagonizaron la jornada más completa y exitosa en lo que va de temporada al disfrutar por primera vez el liderato de división y además establecer nuevo marca de triples en la historia de la NBA.

El equipo liderado por James Harden siguen imparable y bate la marca histórica de triples en un partido con 26 aciertos.

El escolta James Harden siguió arrollador e inspirado en el juego ofensivo al anotar 35 puntos que lo dejaron al frente del ataque de los Rockets de Houston que vencieron por 136-118 a los Wizards de Washington. Los Rockets (16-14), que ganaron el quinto partido consecutivo, también completaron una noche histórica al conseguir 26 triples, el nuevo récord en la NBA.

El alero reserva Gary Clark con 2:42 minutos para el final del partido consiguió el triple con el que empató la marca anterior de 25, mientras que el público comenzó a corear «Three, three, three» cada vez que los Rockets tenían la posesión del balón.

Después de haber fallado los Rockets otros cuatro intentos de triples, incluidos dos del base reserva Michael Carter-Williams, acertó con el histórico cuando faltaban 31.1 segundos para el final del partido ante el delirio de los seguidores del equipo de Houston.

La anterior marca de triples en un partido de la NBA estaba en poder de los Cavaliers de Cleveland desde el 3 de marzo del 2017 cuando se enfrentaron a los Hawks de Atlanta.

Harden acabó con seis triples, el base Chris Paul aportó otros cinco y el alero reserva Gerald Green junto con el escolta Eric Gordon tuvieron cuatro cada uno después que los Rockets hicieron 55 tiros desde fuera del perímetro.

Los Rockets, que empataron la mejor racha ganadora de la temporada después de haber perdido tres partidos consecutivos, también disfrutaron por primera vez del liderato dentro de la División Suroeste.

Junto a Harden, que también dio nueve asistencias y recuperó dos balones, el pívot suizo Clint Capela, aportó un doble-doble de 20 puntos y 12 rebotes, que lo dejaron como el líder indiscutible en el juego interior.

Mientras que Paul también brilló en el juego ofensivo al encestar 21 puntos, el segundo máximo encestador de los Rockets, repartió ocho asistencias y recuperó dos balones.

Gordon fue el cuarto máximo encestador con 16 puntos, mientras que Green acabó como sexto jugador al anotar 12 tantos.

Los Rockets como equipo acabaron con un 55 (47-85) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 47 (26-55) por ciento de triples, además de capturar 41 rebotes por 31 de los Wizards.

El pívot brasileño Nené Hilario no jugó con los Rockets por decisión del entrenador Mike D’Antoni, quien a falta de cuatro minutos para el final del partido decidió sacar al campo a todos los reservas con el partido ya decidido.

El escolta Bradley Beal con 28 puntos y siete asistencias fue el líder del ataque de los Wizards (12-20), que perdieron el segundo partido consecutivo y el sexto en los últimos siete disputados.

Mientras que el base John Wall aportó un doble-doble de 18 puntos y 12 asistencias que lo dejaron como director del ataque de los Wizards, pero sin que pudiese con el duelo individual que mantuvo con Paul.

El alero de origen dominicano y exjugador de los Rockets, Trevor Ariza, regresó al Toyota Center, donde fue recibido con una gran ovación por los seguidores del equipo de Houston y como titular de los Wizards logró 15 puntos, seis rebotes, tres asistencias y tres recuperaciones de balón.

Los Wizards habían ganado en la prórroga por 135-131 a los Rockets en el primer duelo mantenido entre ambos equipos el pasado 26 de noviembre a pesar que Harden acabó entonces el encuentro con 54 puntos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here