Algunos de los mayores dictadores de la historia se han dejado ver por algunos estadios de fútbol manifestando su fervor por algún club, mientras que otros simplemente se han aprovechado del alcance mediático de este juego como propaganda ideológica.

Actualmente ocupa la decimocuarta posición en la Bundesliga germana, pero hubo un tiempo en el que el Schalke 04 era temido en toda Europa, al igual que su seguidor más famoso. Adolf Hitler fue un reconocido hincha del club de Gelsenkirchen, que durante los años 30 fue el conjunto más popular de Alemania. Además, durante el régimen nazi, los «mineros» consiguieron seis títulos ligueros y no conocieron la derrota en su campo durante once años.

En Rusia, la pasión por el fútbol se propagó a gran velocidad y tuvo una gran acogida entre los habitantes. De ese gran éxito tomó buena nota la Unión Soviética. Durante el régimen comunista, cada ministerio tenía su propio equipo de fútbol, excepto el Spartak de Moscú, y el Dinamo de Moscú era el equipo de Iósif Stalin. No obstante, no hay documento que demuestre la pasión del dictador por el fútbol, pues su propósito era utilizarlo como un arma de control y de propaganda.

Entre 1923 y 1943 el Bolonia conquistó seis «Scudettos», algo que seguramente no hubiese sucedido si durante ese periodo no estuviese en el poder Benito Mussolini. «Il Duce» nació en la región de Emilia-Romaña, donde el equipo más popular es el boloñés, al que le construyó un estadio, el Stadio Littorale, ahora rebautizado como Renato Dall´Ara. Desde la caída del régimen de Mussolini, el Bolonia no sabe lo que es volver a levantar un título.

En Inglaterra, se especuló con que Muamar el Gadafi estuvo «a horas» de comprar el Manchester United en 2005. También se llegó a publicar en los medios de comunicación que cuando el tirano libio fue derrocado, se encontraron varios objetos de merchandising del Liverpool en su casa. Pero lo más llamativo fue que su hijo llegó a lo más alto del fútbol italiano. Al-Saadi el Gadafi, que actualmente está retirado, era un mediapunta formado en el Al-Ittihad de su país. El vástago del autócrata africano llegó en el año 2003 al Perugia, donde se fue haciendo un hueco con buenas actuaciones hasta llegar a equipos como el Udinese y la Sampdoria.

En España está muy extendida la creencia de que el Real Madrid era el equipo de Francisco Franco, pues durante su mandato el equipo madrileño conquistó seis Copas de Europa. Sin embargo, existen diferentes corrientes que contradicen esta teoría. Una de ellas explica que como militar, Franco era seguidor del Atlético de Aviación, el combinado por excelencia del ejército y el actual Atlético de Madrid. Se incluye también la hipótesis de que el dictador español era simpatizante del Barcelona, pues durante su mandato evitó la bancarrota del club azulgrana recalificando los terrenos donde en 1957 se inauguró el Campo Nou.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here