El equipo que dirige Ernesto Valverde podría haber incurrido en una alineación indebida en el partido de ida frente al Levante al participar en el encuentro un jugador del filial que estaba sancionado.

Quico Catalán, presidente del Levante, aseguró el jueves que tiene previsto presentar hoy la denuncia ante la posible alineación indebida de un futbolista del Barcelona en el partido de ida los octavos de final de la Copa del Rey que hay jurisprudencia «sólida y que avala» esta decisión. «Lógicamente, llevamos toda la tarde trabajando y estudiando todo, tengo que reconocer que el Levante pase lo que pase en el terreno de juego va a trasladar mañana esta situación a la Federación Española de Fútbol. Entendemos que hay jurisprudencia suficiente, sólida y que avala que el Levante tenga que dar traslado de este hecho a la Federación», dijo antes de perder 3-0 en el Camp Nou en el encuentro de vuelta.

Pero, ¿qué argumentos hay a favor y en contra de que el Barcelona sea eliminado de la Copa del Rey? Pues bien, el primero y donde se sostiene todo este conflicto es en que Juan Brandariz Movilla, jugador del Barça B, más conocido como Chumi, estaba sancionado. Aunque el artículo 56.1 es interpretable, el apartado tercero dice que un futbolista sancionado con el filial no puede jugar con el primer equipo hasta no haber cumplido la sanción con el equipo en el que fue sancionado, en este caso el Barça B. Además, existe al menos un precedente.

El Comité de Competición admitió la denuncia de la Real Sociedad B después de que la Cultural alineara a un jugador que estaba sancionado y lo hiciera fuera de plazo. La Cultural perdió el partido. Más sonado aún fue el caso de Cheryshev, con el Real Madrid. Ser uno de los grandes y el actual campeón no salva al Barça, como demuestra la eliminación del Madrid por alineación indebida de Cheryshev en la temporada 2015-2016.

Sin embargo, el conjunto azulgrana puede agarrarse a ciertos argumentos para defender su alineación indebida. Uno de ellos es la circular 8 de la Federación. Y es que en el apartado 9 del artículo 56 aseguran que un jugador con doble licencia (del filial y del primer equipo) debe cumplir la sanción con el equipo que haya sido castigado, siempre y cuando sea leve. Quizá el argumento de mayor peso es que el plazo para denunciar expiró. Los artículos 26.3 y 26.4 del Código Disciplinario explicitan que el derecho a denuncia «podría ejercerse en un plazo que precluirá a las 14 horas del segundo día hábil al del partido que se trata». Es decir, la semana pasada, por lo que el delito habría prescrito. Finalmente, aunque se prevé que la queja vaya a llegar hoy, el Barcelona entiende que mientras no haya denuncia del Levante no debe defenderse de nada. Pronto saldremos de dudas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here