El 1 de enero se abrirá la ventana de traspasos, ese lugar al que acuden los equipos a los que peor le han salidos sus planes este verano. Es el mercado que tapa errores, que cubre las carencias que las plantillas han mostrado durante los últimos meses del año, que deja al descubierto la torpeza veraniega. Aunque sin ser lo máximo, Barcelona a días de terminar el año, empezó moviéndose no con una figura pero le servirá para tapar algo que anda regular por lesiones en la defensa del Equipo Catalán y fue la contratación del defensa Jeison Murillo.

Pero, aunque la tendencia tienda a pensar que los grandes fichajes se hacen en verano, con tiempo y meditación, la urgencia de enero también depara buenas incorporaciones. La Ultima gran noticia que se dará a partir de enero es el de Lucas Hernández. El colchonero podría ser jugador del Bayern de Múnich a partir de enero, ya que el club bávaro abonará la cláusula de rescisión de 80 millones de euros por el defensor hispanofrancés.

A expensas de que comienza enero y con él los movimientos entre clubes, cabe mirar atrás para mirar qué pasó en enero temporadas pasadas. Si hay un curso en el que enero demostró ser un mes de grandes fichajes ese fue el último. En la 2017/18, hace poco menos de 12 meses, se dieron un buen volumen de movimientos con nombres muy destacados. Fue el mes de Philippe Coutinho, el Barça y los 160 millones de euros que abonaron al Liverpool por contar con los servicios del mediapunta brasileño.

Fue también el de los centrales. Laporte dejó el Athletic de Bilbao y puso rumbo a Manchester junto a Pep Guardiola y el City por la cláusula de rescisión: 65 millones de euros. Van Dijk tiene el título de central más caro de la historia de este deporte. El Liverpool pagó por él 85 millones de euros al Southampton para reforzar la zaga red. Cuatro delanteros animaron el mercado de fichajes inglés. Aubameyang (Arsenal), Giroud (Chelsea), Mkhitaryan (Arsenal) y Alexis Sánchez (Manchester United) le dieron vida al ataque de la Premier League y desarboló esa idea que enero es aburrido.

Enero del pasado 2017 fue el mes en el que Las Palmas fichó a Jesé Rodríguez. En horas bajas en el PSG, el canario salió cedido directo a su isla para ir de más a menos en seis meses en los que no logró el objetivo: salvar al club del descenso. Los parisinos estuvieron rápido para despojar al Wolfsburgo de Draxler en un movimiento que se saldó con 40 millones menos. Gabriel Jesús (Manchester City),Payet (O. Marsella) o Jovetic(Sevilla) fueron otros nombres propios de calado.

En la memoria madridista siempre quedará en la retina enero de 2007, cuando llegó al Real Madrid el que a día de hoy es uno de los capitanes del conjunto blanco: Marcelo Vieira. Pese a que su fichaje no fue una gran cosa en su día, el rendimiento que ha dado el brasileño desde su llegada fue meteórico hasta hoy. Aquel mismo enero llegaron a Madrid también dos argentinos: Fernando Gago y Gonzalo Higuaín.

Habrá noticias en cuestión de días del arranque del 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here