En Barranquilla se disputó juego táctico que arrojo un empate, Junior bien plantado y bien posicionado y un Atlético Nacional replegado que cerró los espacios y buscó salidas rápidas para sorprender a su rival.

El local tuvo mayor posesión, pero sin generar ocasiones claras, gracias al buen trabajo de la defensa verdolaga que respondieron ante la adversidad y supieron aguantar atrás.

Junior y Nacional confeccionaron un partido discreto y cerrado sin remates a los pórticos en la primera parte.

Junior mostró recuperación de  la memoria futbolística, sobre todo en la tenencia del balón, pero no así en las llegadas claras al arco rival. Porque en los 45 minutos apenas tuvo dos disparos. Uno con el cabezazo desviado de Luis Díaz, ante pase de Teófilo Gutiérrez, a los 14 minutos, y otro un disparo de media distancia d Marlon Piedrahita, que se estrelló en la valla del arco custodiado por José Fernando Cuadrado.

Para el segundo tiempo, Junior siguió con el mismo dominio, pero sin la eficacia en la definición, Nacional se desprendía más rápido de la pelota, para impedir la presión que intentaba hacer el local.

Los tiburones tuvo una aproximación a gol con el cobro de un tiro libre de Sebastián Viera, que fue rechazado por el zaguero Daniel Bocanegra, cuando el balón iba camino de red.

Nacional no creó ni una jugada de peligro en el arco de Junior en el segundo.

Con una asistencia de 15.012 el duelo entre Costeños y Tiburones terminaría en ceros.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here