El Real Madrid partirá como claro favorito a conquistar este sábado el Mundial de Clubes en una final en la que se mide a un modesto Al Ain, anfitrión del torneo y la última piedra en el camino para que el campeón de Europa pueda cerrar un año irregular y turbulento con una sonrisa.

El conjunto madridista tiene muy cerca terminar este 2018 con un nuevo título, el tercero consecutivo en esta competición y la mejor manera de aplacar los ánimos de un campeón de Europa que el año pasado por estas fechas concluía ante el Gremio brasileño una campaña histórica.

Cinco trofeos (Liga, Champions, Supercopa de Europa y de España y el Mundial) realzaron un 2017 que no iba bien encaminado y que se terminaría de torcer días después de la última conquista por el duro revés en el Clásico (0-3).

El panorama ahora es distinto, con sólo la Liga de Campeones en el bolsillo, pero con la obligación de no perder este último título para despedir el 2018 sin críticas y sabedor de que su triunfo no será ‘prestigioso’.

Todo el entorno señala sin miramientos que todo lo que no sea ganar Al Ain, el único no campeón de confederación del evento, sería tildado como fracaso. La diferencia de potencial entre ambos es amplia e incluso se podría pensar que la semifinal ante Kashima Antlers tendría más dificultad que esta final a la que el campeón de los Emiratos Árabes Unidos ha llegado por méritos propios y después de ganar tres partidos.

Santiago Solari tiene muy cerca saborear su primer éxito como primer entrenador del 13 veces campeón de Europa y para ello no prevé hacer demasiados experimentos respecto a la clara victoria por 1-3 ante el campeón de Asia, con protagonismo para un Gareth Bale que quiere también mantener su buena racha goleadora tras su ‘hat-trick’ del miércoles y jugando por su lado natural.

El galés volverá a ser la mejor arma ofensiva de un once donde la única duda real para el técnico argentino reside en el mediocentro, una vez que Carlos Casemiro está ya recuperado. El brasileño disputó el miércoles más de un cuarto de hora ante el conjunto japonés tras sustituir a un Marco Asensio que se lesionó y que se perderá la final, pero está por ver si el rosarino le pone de inicio y mantiene su confianza en Marcos Llorente.

El Real Madrid dejó una imagen sólida en su estreno y ahora no debe relajarse ante un Al Ain que ya tiene el premio de esta final ante su público y que no renuncia a dar la sorpresa después de ofrecer buenas prestaciones ya ante un rival bien armado como River Plate, campeón de la Copa Libertadores y al que eliminó en los penaltis.

ALINEACIONES PROBABLES:

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Llorente, Kroos; Lucas Vázquez, Benzema y Bale.

AL AIN: Eisa; Fayez, I.Ahmed, M.Ahmed, Shiotani; Doumbia, Barman, El Shahat, Caio; Abdulrahman y Berg.

ÁRBITRO: Jair Jarrufo (USA).

ESTADIO: Zayed Sports City.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here