Luis Díaz, el colombiano llegará a Oporto para realizar los exámenes médicos necesarios y firmar un contrato por cinco temporadas, y luego estará disponible para Sérgio Conceição.

El extremo izquierdo estuvo hasta poco más de una semana al servicio de Colombia en la Copa América, por lo que no debería tener problemas para seguir los altos ritmos de entrenamiento en Olival. Para la adaptación no tendrá ningún compatriota, pero siempre puede contar con la ayuda de Óliver Torres y Osório, que también hablan español y pronto tendrán la compañía de otro sudamericano: Renzo Saravia.

Primero fue Rentería, pero el delantero falló un gol cantado en la Luz y nunca convenció a los portistas, habiendo dejado la puerta pequeña, casi tan rápido como entró en el club.

A los 22 años, Luis Díaz llegará al FC Porto con cierto estatus en la escuadra de Colombia, con ocho partidos y un gol.

Sirvió como una especie de ensayo para lo que seguiría: el FC Porto descubrió el oro en Colombia y llegó al máximo en las siguientes temporadas, desde el momento en que contrató a Radamel Falcao. Siguieron a James Rodríguez, Quiñones, Jackson Martínez y Juan Fernando Quintero. De estos, solo el segundo lado izquierdo no tenía ingresos deportivos ni económicos.

Ahora, cinco años después de que “Cha Cha Cha” se vendiera a China por 35 millones de euros, el FC Porto volvió a apostar por un jugador “café” que recupera un mercado que ha dado 224 goles en los últimos diez años, pero también casi 140. Millones en transferencias.

Brasil es, sin sorpresa, el país que la mayoría de los jugadores exportan al FC Porto, pero son las defensas que traducen una mejor relación entre la inversión, los ingresos en el campo y las ganancias.

El caso de Éder Militão es el paradigma: llegó barato (siete millones de euros para el pase, hizo una temporada alta y fue de 50 millones).

Las ventas de los colombianos que brillaron en el Dragón han ganado 139.2 millones de euros en los últimos años. James y Falcao partieron por 45 millones cada uno.

Luego hay una buena relación también en el costo / ingreso con los mexicanos, pero la verdad es que hasta ahora ninguno ha sido transferido por sumas considerables. Por cierto, dos, Diego Reyes y Herrera, se fueron a cero. En este cierre también hay un retorno al mercado argentino, con la contratación de Saravia. Un destino que se había “congelado” desde la apuesta totalmente fallida de Dani Osvaldo (que también tenía un pasaporte italiano) en 2015/16

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here