A Ivan Rakitic le quedaba un año de contrato con el Barça. Y desde hace ya un año el club azulgrana quería despredenderse del centrocampista croata que apareció en el Camp Nou en el verano del 2014, procedente del Sevilla, tras desembolsar 18 millones de euros. Al Sevilla está a punto de volver ahora Rakitic (32 años).

Volvería gratis porque el Barça solo cobrará una cantidad simbólica. Lo trascendente para que el club es que se ahorrara la elevada nómina anual del croata, aligerando así la elevada masa salarial de la plantilla. De ahí, que lo regale, pendiente de poder recuperar esa cantidad a través de unos variables en función de los éxitos europeos que pueda conseguir el conjunto sevillista.

Será la primera vaca sagrada que cae, mientras Luis Suárez, la más grande, y Arturo Vidal, crítico como nunca con la directiva y el equipo, aguardan turno. Ambos podrían repetir la ‘vía Rakitic’ ya que el club azulgrana necesita liberar estas fichas tan altas para adecuarse al nuevo presupuesto pospandemia.

Rakitic, que pasó este domingo las pruebas PCR en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí, no ha tenido ni que coincidir con Ronald Koeman, el nuevo entrenador del Barcelona, el mismo que decidió que no entraba en sus planes, consciente de que la plantilla necesitaba una profunda remodelación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here