La temporada 2019 de Cúcuta Deportivo arrancó de la mejor manera posible. En dos partidos disputados de la Liga Águila I, el conjunto dirigido por Sebastián Méndez suma el mismo número de victorias, y además, ocupa el primer puesto de la competición, algo que no ocurría desde hace seis años.

Ante la salida de Lucas Pusineri al Deportivo Cali, los directivos del equipo pusieron sus ojos en el «Gallego» estratega argentino, el cual estuvo en los bancos de San Lorenzo, Banfield, Atlanta, Platense, Gimnasia de Jujuy, Godoy Cruz, Belgrano y Palestino de Chile.

Cúcuta mantuvo gran parte de su nómina que logró el ascenso e incluyó a varios jugadores experimentados, como Matías Pérez, John Hernández, Wilder Guisao, Carlos Mosquera, etc.

La goleada ante Rionegro Águilas en la primera fecha no fue casualidad. Así quedó demostrado este miércoles, luego de vencer a Independiente Santa Fe 1-2, en el estadio Nemesio Camacho El Campín, tras 29 años, nueve meses y nueve días exactamente.

Con un gran referente en el ataque como Jhonathan Agudelo, Méndez rodea al ariete paisa de jugadores con buena técnica, como lo son Jeysen Núñez, Matías Pérez y Luis Miranda.

De esta manera, la afición del ‘Doblemente Glorioso’ no se cambia por nadie. Desde la fecha 6 del Apertura 2013, Cúcuta no lideraba la primera categoría del Fútbol Profesional Colombiano, en esa oportunidad, con 14 puntos y una diferencia de gol de +7, superaba en la tabla a Santa Fe, quien sumaba la misma cantidad de puntos, pero la diferencia era de +5.

El equipo cardenal cayó 2-1 en la segunda jornada de la Liga Águila. En la primera, también en Bogotá, empató 1-1 con el Pasto.

Su juego no convence, como en casi toda la era del técnico Guillermo Sanguinetti, a quien los hinchas desde la tribuna le gritan “fuera”.

El primer tiempo fue de escasas oportunidades en las áreas, mucho pelotazo, poco toque y casi nula creatividad. Hubo dos acciones de riesgo. Al minuto 27, Jonathan Agudelo, ex Santa Fe, estrelló una pelota en el palo. Johan Arango respondió con una jugada que terminó en una buena atajada del arquero Juan Chaverra.

Los goles aparecieron en el segundo tiempo. Un rechazo mal ejecutado por la defensa albirroja, instantes después de que el árbitro diera la orden de reanuar el juego, derivó en un balón dominado por Agudelo. El atacante amagó, miró quién había en el área chica para enviarle un centro a ras de césped, le pasó la pelota a Luis Miranda, y Nicolás Gil, lateral izquierdo cardenal, la mandó adentro de su propia portería. Gol en contra. Los murmullos en las graderías de El Campín aumentaron, al igual que la preocupación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here