Flamengo sacó un importante empate 1-1 en Porto Alegre ante Gremio, en un encuentro eléctrico en el que el VAR anuló tres goles a los visitantes, que ganaban con gol de Bruno Henrique, pero los locales igualaron in extremis para llevar el desenlace de esta semifinal de Copa Libertadores al Maracaná.

Bruno Henrique marcó para el conjunto de Río de Janeiro con un cabezazo a pase del uruguayo Giorgian de Arrascaeta en el minuto 69, tras una primera mitad en la que atropellaron a su rival.

Sin embargo, a dos minutos para el final del tiempo reglamentario, Pepe se lanzó con todo para rematar un centro de Everton ‘Cebolinha’ y dejar todo igual en el Arena do Gremio.

El Flamengo terminó con mal sabor de boca pues pese al dominino exhibido, el VAR consultado por el árbitro argentino Néstor Pitana le convenció de anular tres goles durante el partido.

El equipo dirigido por Renato Gaúcho solo despertó en el inicio del segundo tiempo y pudo marcar más goles de no haber sido por dos paradas felinas del guardameta Diego Alves a remates de Everton y Matheus Henrique.

El partido de vuelta de esta segunda semifinal se jugará el 23 de octubre en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

El vencedor se enfrentará en partido único en Santiago de Chile con el ganador de la serie entre los argentinos Boca Juniors y River Plate.

El River Plate, campeón de la última edición de la Copa Libertadores, derrotó el martes en su estadio, el Monumental, a Boca Juniors por 2-0.

Con alta tensión comenzó la segunda semifinal en el Arena do Gremio.

A pesar de su condición de visitante, el Flamengo rápidamente se hizo dueño y señor del balón y generó múltiples oportunidades de gol.

Primero en una tabla entre Arrascaeta y Gabigol que cortó Matheus Henrique cuando el delantero ya estaba con la pierna lista. Poco después el uruguayo no acertó dentro del área a chutar entre los tres palos y casi al instante, un misil de Bruno Henrique rozó el palo de la meta defendida por Paulo Víctor.

El equipo dirigido por el portugués Jorge Jesús se asociaba con claridad pasmosa. Los de Renato Gaúcho sintieron la presión. Everton estuvo desaparecido. Renunciaron al control, solo molestaron a Diego Alves en un remate lejano de Alisson y encontraron en el VAR a su mejor aliado.

La tecnología impidió el primero de los cariocas al señalar falta previa de Gabigol sobre Kannemann, una infracción que invalidó el disparo desde la frontal de Everton Ribeiro y de paso tapó el error de bulto de Paulo Víctor en el rechace.

El VAR volvió a entrar en acción para ratificar el fuera de juego milimétrico, señalado primero por el árbitro, al remate potente de Gabigol.

El árbitro argentino aún le perdonaría la expulsión a Michel por una entrada con los tacos y al tobillo de Gerson.

Esas decisiones mermaron un poco el ímpetu del Flamengo, que se marchó al descanso sin premio.

En la reanudación, se intercambiaron los papeles. El Gremio creció, soltó amarras y empezó a hilvanar jugadas con Tardelli, Alisson y Luan.

Everton también despertó, pero se topó con Diego Alves, que sacó una mano milagrosa para desviar un disparo del internacional brasileño.

El exportero del Valencia voló poco segundos después en otra intervención excepcional a tiro de Matheus Henrique desde fuera del área.

Y cuando peor lo estaba el Flamengo, llegó el gol de los visitantes. Bruno Henrique le ganó la partida a Galhardo y con algo de fortuna, su remate de cabeza dio en el palo y se coló en la portería del Tricolor.

El Flamengo a celebraba la victoria, cuando Maicon abrió en la derecha para Everton y este cruzó con fuerza al área, donde apareció Pepé para poner el empate a uno definitivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here