Takefusa Kubo, el joven de 18 años que acaba de comprar el Madrid de Zidane, debutó como titular en la selección nipona ante Chile y avaló su enorme proyección con destellos de alto nivel.

Llegó a la mayoría de edad recién hace días, el 4 de junio. Y en una misma semana vivió dos capítulos de su vida que jamás olvidará: Takefusa Kubo fue comprado por el Real Madrid (le pagó dos millones de euros al FC Tokio) para seguir formándolo en el Castilla, equipo filial del Merengue que dirigirá Raúl González Blanco, algo que el club madrileño ya ha hecho con Vinicius, entre otros; y horas después el joven de 18 años debutó como titular en la selección de Japón en la Copa América, nada menos que frente al bicampeón de la competencia.

Esta joven promesa japonesa que firmó un contrato de cinco temporadas con el Real había estado en La Masia del Barcelona desde los diez hasta los 13 años, cuando debió regresar a Japón porque el club español lo había incorporado de manera irregular. Sin embargo, el talentoso y veloz volante ofensivo zurdo tuvo revancha.

En el debut de Japón en la Copa América, de la que participa como invitado especial, el seleccionador Hajime Moriyasu sorprendió al incluirlo entre los titulares contra Chile. Y si bien el oficio de la Roja dejó en evidencia que Kubo aún está verde para la alta competencia, el joven Japones a la vez demostró, principalmente en el caño que le metió a Pulgar, que cuenta con las cualidades físicas y técnicas para triunfar en la elite del fútbol mundial. Al menos, ya metió un pie en la casa blanca de Madrid. Ahora, tiene el futuro en sus pies.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here