En entrevista con EL TIEMPO, el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, hizo un balance sobre las últimas semanas del panorama del fútbol en Colombia.

En diferentes escenarios, entre ellos la misma Federación y la Dimayor, usted ha dicho que está sorprendido por la “mala imagen que tiene el fútbol”. ¿A qué se refiere con eso?

Me sorprende que no se habla del retorno del fútbol. Obviamente yo sé que todos tienen de alguna manera su ‘jefe de prensa’ y sus ‘medios de comunicación´ y sus amigos, y ver tanta fricción y tanta ruptura en el regreso del fútbol cuando lo que uno esperaría es que todos trabajáramos juntos en pro de que volviera en consenso, y todo el mundo trabajando por eso…

¿Se refiere a la división interna que hay en la Dimayor? ¿Cuándo usted dice que hay gente que no quería que volviera el fútbol es gente que está en la Dimayor?

Yo siento es más como una sensación generada por el tema del canal de televisión privado, pues hay unos equipos que no se ven reflejados en esa negociación, y como en ese tema hay muchas cosas en las que unos no se están reflejando. Es lo que he aprendido a conocer del sector y por eso preferí mantenerme al margen, siempre dentro del mayor respeto.

Y esto quiero dejarlo en claro: el gobierno no se mete en el tema derechos de televisión de la Dimayor, respeta ese contrato y entiende que los deportes y eventos deportivos hoy en el mundo tienen que sostenerse sobre la televisión como es el formato colombiano, pero sí he sentido que, de pronto ahí hay una presión por la televisión privada en el fútbol cuando se venía acostumbrado una televisión abierta, por supuesto, creo que eso también es una realidad ha generado fricciones al interior de la Dimayor

¿Qué lo motivó a mandar esa carta a la Federación de Fútbol sacando a la Dimayor y su presidente, Jorge Enrique Vélez, de la conversación sobre reanudar la Liga?

Es una motivación estrictamente legal. Si en algo pude haberme equivocado fue en haberme metido mucho, en ser proactivo, y quizás muchas de mis actuaciones se malinterpretaron en el sentido de que yo estaba tratando de imponer un formato de campeonato o que yo tengo excesivo protagonismo, como dicen algunos.

Todas esas críticas se reciben, pero, más como abogado que soy, tengo que actuar dentro de la ley y la ley me impone trabajar con las Federaciones, y la Dimayor depende netamente de la Federación. Así que a partir de la fecha lo que quiero es lo que estrictamente está en la ley, en lo que me corresponde, y no pecar por excesiva creatividad.

Interpretando sus respuestas y con su carta a la federación de fútbol, ¿usted cree que el fútbol tiene muchas voces? Es decir, tres presidentes, 36 equipos, 36 ligas y todos sintiéndose dueños y todos reclamando el poder. Y sin hablar de Acolfutpro…

Eso es por ahí: en lugar de mandar mensajes claros a la afición, a la ciudadanía a las empresas y generar confianza, y aunque es cierto que puede haber diferencias, tiene que haber una sola voz. Puede ser que no se esté de acuerdo con ella, pero que esa voz genere más certidumbre en las declaraciones.

Algunos sectores del fútbol opinan que esa carta es contra Jorge Enrique Vélez, quien perdió así ‘la bendición’ del Gobierno. ¿Están molestos con él?

Con Jorge Enrique Vélez me hablo casi día de por medio. Ahí les cuento a esos que quieren armar una pelea entre él y yo que eso no existe. Simplemente, entre más amistad más claridad: trabajamos por el fútbol, podemos tener diferencias conceptuales o de aspecto, pero no hay ningún enfrentamiento: ni con él, ni con el presidente de la Federación, Ramón Jesurún, con el presidente de la Difútbol, Álvaro González, pero sí preferí no extralimitarme en mis funciones y mis intenciones.

Muchos aseguran que esa carta se dio porque al gobierno no le gustó el “conversatorio” que sostuvo el senador y ex presidente Álvaro Uribe Vélez con el fútbol…

No, no, no, no… Para nada. De hecho, esos conversatorios los ha venido haciendo él con muchos sectores. Él tiene personas cercanas en el fútbol y estas personas estaban interesadas también en ver cómo podría ayudar el presidente Uribe.

Si hubo cualquier malentendido ya se subsanó: por mi lado no hubo ningún punto de molestia. Por el contrario, yo lo único que quiero es que esto se solucione lo más pronto posible, pero hay cosas que exceden mis competencias y, obviamente, es el Ministro de Salud el que al final tomará las decisiones como se ha hecho al definir los plazos de los protocolos, obviamente cuidando toda la salud del entorno del fútbol. Bienvenido todo aquel que quiera aportar.

Pero hay sectores que insisten en afirmar que la reunión con el expresidente Uribe le cayó muy mal al gobierno nacional, especialmente a usted…

No. Estuvieron viceministros, mi viceministra… Yo no pude ir porque coincidió que tuve control político esa misma mañana en la Comisión Séptima del Senado, con el presidente Uribe, y luego un conversatorio con las jugadoras del fútbol. A nosotros nos invitaron un poquito sobre el tiempo, realmente al final de la mañana, y yo ya no podía cambiar la agenda, entonces le dije a mi viceministra que asistiera.

¿A qué se refirió el presidente Iván Duque cuando hablo de no admitir presiones ni politiquería en el fútbol?

Yo lo que entendí es que aquí estaban viniendo varios sectores que estaban en pro de que se comenzará la Liga y otros que no, para tratar de que el gobierno tomar una definición, y nosotros la verdad no accedemos a presiones. Por esta razón me parece importante que el Presidente aclarara que se iban a seguir tomando las medidas por los derroteros del Ministerio de salud.

Ustedes bien saben que en la Dimayor hay una fractura clara y que unos quieren que vuelva el fútbol y otros que no vuelva, que es lo que uno ve desde afuera, pero al final son ellos los que tienen que decidir sus cosas y nosotros nos apegamos a los temas de salud.

Antes de esa reunión con Uribe, su viceministra dijo que los tiempos para el regreso del fútbol eran agosto para entrenamientos y septiembre para reanudar la Liga…

Si escucha todas mis entrevistas pasadas siempre dije podía ser una posibilidad el mes de agosto de comienzo de la Liga.

Pero apareció Uribe en el fútbol y destrabó todo…

Pues a mí me parece que sí eso se hubiera dado, pues seguramente él me hubiera hecho esas recomendaciones antes. En temas de fútbol y en general de deporte, con el presidente Uribe no he hablado más allá de cómo hacer una alianza solidaria para el deporte y me dijo también que sería interesante transmitir los entrenamientos, que cómo yo veía eso.

Nosotros veníamos trabajando en una dinámica larga de hace semanas ya con la Federación y, de hecho, yo ya le había dicho a los señores Jorge Enrique Vélez y Ramón Jesurún que lo más seguro es que en la última semana de mayo ya tuviéramos en firme la fecha de reinicio. Le repito: veníamos trabajando paralelamente y coincidió.

Fuente: TGR/ElTiempo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here