Si bien la cabeza de todos los de la banda roja está puesta en la final del próximo domingo ante Boca, el conjunto de Marcelo Gallardo tuvo que disputar un compromiso por la Superliga frente a Gimnasia.

River hizo simple lo difícil, Con muchos suplentes y juveniles de ambos lados,

Gallardo hizo debutar a dos juveniles con la camiseta de River: David Martínez entró por Nahuel Gallardo quien sufrió una molestia muscular y Lucas Beltrán  que ingresó en lugar de Camilo Mayada. En tanto, puso a Matías Moya por Cristian Ferreira.

El encuentro comenzó luego de que los hinchas entonaran con muchísima bronca «La Conmebol, la Conmebol, se va a la …. que los parió». El equipo, colmado de jugadores que no suelen ser titulares, estuvo muy activo. Y así fue cómo logró ponerse en ventaja en tan sólo unos minutos.

A los 7 del primer tiempo, y luego de una buena salida desde el fondo, Nicolás De La Cruz condujo un ataque, tocó con Julián Álvarez y este se la cedió a Rafael Borré, que entró en el área de Gimnasia para definir mano a mano frente al arquero Sebastián Moyano.

A pesar de la ventaja que adquirió, el Millonario continuó atacando a su rival y exigiéndolo cada vez que estuvo en contacto con la pelota en la mitad de cancha.

Nicolás De La Cruz, uno que siempre tuvo entre ceja y ceja el arco del Lobo, intentó estirar la diferencia a los 24 minutos con un buen derechazo desde afuera del área. Pero la pelota se fue afuera por unos centímetros.

Diez minutos más tarde, y luego de que Cristian Ferreira realizara una gran jugada individual ingresando al área de Gimnasia, la pelota le quedó a Borré y este definió con el arco libre para marcar el 2-0.

En el segundo tiempo, River perdió un poco el protagonismo que había adquirido durante la primera mitad.  Gimnasia exigió mucho más a River y buscó por distintos medios sobre todo con pelotas aéreas para encontrar el descuento.

Y la visita consiguió lo que buscaba. Tras una pelota aérea que recibió, Jan Hurtado tocó con Matías Gómez y este la empujó. Germán Lux se arrojó y alcanzó a cachetear la pelota en la línea, pero el árbitro Silvio Trucco y uno de sus líneas consideraron que fue gol.

Gimnasia descontó y esto inquietó un poco a La Banda, que perdió la pelota y dejó que la visita se le venga en varias ocasiones.

A los 43 minutos, Moya recibió dentro del área y definió por encima de Moyano.

Fue triunfo por 3-1 ante Gimnasia y Esgrima La Plata. River jugó bien y esto sin dudas sirve para llegar de la mejor forma a la final de la Copa Libertadores, que tendrá lugar el próximo domingo 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu (Madrid, España).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here