El Real Madrid ha ganado a la roma gracias a los goles de Bale y Lucas Vázquez (0-2) y asegura la primera posición del grupo g de la Champions a falta de un partido. El equipo blanco mejoró la imagen respecto al partido de Éibar, sobre todo en la segunda mitad, y demostró que este equipo tiene un idilio con esta competición y que sus jugadores se transforman cuando llega la Champions.

Tras ser perdonado por la roma en una primera mitad de gran dificultad, el madrid consiguió su quinto triunfo en los seis partidos disputados en el olímpico gracias a los goles en la reanudación del galés Gareth Bale y de Lucas Vázquez, a pase del francés Karim Benzema.

Sin Casemiro y con el alemán Toni Kroos y el croata Luka Modric constantemente presionados por los medios romanistas, el Real Madrid perdió muchos balones en su mitad de campo y concedió unas grandes oportunidades a un roma que, sin embargo, pagó a caro precio su falta de pegada.

El equipo capitalino perdonó a los blancos en hasta tres ocasiones inmejorables en la primera mitad: solo una gran parada del meta belga Thibaut Courtois a disparo del checo Patrick Schick (m.34), segundos después de que dani carvajal negara en el área pequeño un gol al argentino federico fazio salvaron a los madridistas.

Fue un error imperdonable para un roma que pagaría caro otro grave fallo, esta vez defensivo, nada más empezar la reanudación. El meta sueco Robin Olsen sacó un balón alto y corto y Fazio, en el intento de devolverlo a su cancerbero, ofreció a bale una cómoda oportunidad para adelantar al Madrid (1-0, m.47).

Bale centró y Benzema apoyó un cómodo balón en el centro del área con la cabeza para que Vázquez al m.58 lo empujara con la pierna derecha entre las mallas y pusiera cuesta abajo la visita a la ciudad eterna.

El partido hasta pudo terminar en goleada a favor de los madridistas, de no perdonar bale (m.48) un mano a mano con Olsen, al fallar con una tímida vaselina, y de no chocar Marcelo (m.61) y Benzema (m.64) contra el portero “Giallorosso”.

Finalmente, el Real Madrid gestionó su ventaja y la defendió hasta el pitido final para celebrar con una jornada de antelación su pase de ronda en la copa de Europa, el ambiente en el que se encuentra más cómodo y en el que forjó su leyenda.

Por su parte, la Roma se fue del césped ante una dura pitada de su afición, que no perdona a los jugadores un comienzo de temporada falto de brillantez y personalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here