Tras ver como Solari se decantaba por Valverde como primer cambio, Bale paró de calentar y estuvo cinco minutos en el banquillo sin hacer nada durante el duelo que enfrentó al Levante y al Real Madrid

La prensa españolaha desvelado cómo se fraguó el enfado de Gareth Bale en el Ciudad de Valencia. El galés, que no fue titular ante el Levante, saltó a calentar junto a Marco Asensio y Fede Valverde con total normalidad, pero cuando Solari se decantó por el uruguayo como primer cambio, el ’11’ decidió parar su calentamiento y se sentó en el banquillo, ante la mirada atónita de Marcelo, Keylor y el propio Pintus, que le animó a seguir trabajando en la banda.

Bale hizo caso omiso al preparado físico del Real Madrid y estuvo sentando durante cinco minutos en el banquillo, hasta que Santiago Solari decidió darle entrada por Karim Benzema.

Una vez dentro del terreno de juego, se pudo ver a Bale visiblemente enfadado. Transformó el penalti que dio la victoria al Real Madrid, pero no lo quiso celebrar y tuvo un desplante con Lucas Vázquez, que trató de abrazarle.

Tras el choque, Solari prefirió no echar más leña al fuego y quitó importancia a lo sucedido. “Estaba pletórico en el vestuario porque marcó y me encantó cómo entró al campo y con la rabia que jugó. Además, nos hizo ganar el partido y realizó un gran trabajo. Me pareció fantástico su partido. Nos dio la victoria”, afirmó el entrenador argentino al ser preguntado por Bale.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here