El equipo dirigido por Carlos Queiroz cayó 3-0 ante Argelia en Lille, Francia, con goles de Bagdhad Bounedjah y Riyad Mahrez, la peor diferencia ante un rival asiático, africano o de Oceanía.

Colombia únicamente había perdido por tres goles de diferencia contra un rival no europeo o americano en una ocasión, en el año 1996 contra Corea del Sur.

Luis Fernando Muriel, delantero del Atalanta destacó que Argelia fue un gran examen de cara a lo que se viene. Muriel afirmó que los goles de la Selección volverán.

Todo esto al interrogarle sobre los ya 270 minutos que no marcan los dirigidos por Queiroz.

Balance del partido: «No nos sentimos cómodos en el campo, recibir esos dos goles fue bastante complicado. Ellos tenían la localía y eso los hizo crecer en motivación, nosotros por el contrario nos dio duro el golpe de los goles y nos costó recuperarnos para darle vuelta».

Enseñanzas de la derrota ante Argelia: «Estar concentrados siempre, saber que el rival cuando cometes errores te los cobran. Tenemos que rescatar lo positivo y ese espíritu de lucha y competitividad».

Nada funcionó en la selección colombiana en el amistoso que disputó este martes en Lille contra Argelia, campeona de África, que, impulsada por un gran Riyad Mahrez, se impuso por 3-0 y sumó su decimosexto partido sin derrota, un récord para la selección magrebí.

El jugador del Manchester City marcó dos tantos y dio la asistencia del tercero. 

En un ambiente encendido por numerosos aficionados argelinos, la selección que dirige el portugués Carlos Queiroz naufragó en todos los terrenos, tierna en defensa y muy floja en ataque, y lleva cuatro partidos de cinco sin marcar, lo que pone de manifiesto el peso que tienen las ausencias de James Rodríguez y Radamel Falcao.

Tras el empate ante Chile, Colombia volvió a demostrar que no pasa sus mejores momentos, con cinco partid os sin vencer.

Todo lo contrario que Argelia, que en la estela de su victoria en la Copa África de Naciones, CAN, superó su mejor serie de partidos sin derrota, que databa de 1991. Desde que perdió ante Benin en octubre de 2018, Argelia ha encadenado 13 triunfos y tres empates.

Hasta que al cuarto de hora Mahrez sirvió al zorro Baghdad Bounedjah que armó un disparo magnífico que se coló en una escuadra de David Ospina, sin que el meta del Nápoles pudiera hacer nada pese a su estirada. 

El 2-0 encendió el ánimo africano, sobre todo de la grada, que hizo sonar varios petardos que obligaron al árbitro a detener el duelo durante unos minutos hasta que la megafonía instó a la calma.

El marcador pudo empeorar para los de Queiroz ocho minutos más tarde, cuando Bounedjah estrelló un balón en el larguero.

Pese a la renovación ofensiva decidida por Queiroz tras el descanso, el panorama del partido no varió. La debilidad defensiva de los cafeteros quedó de manifiesto en una magistral jugada de Mahrez a los 65 minutos, un rally por el borde del área, de la derecha al interior, que culminó con un medido disparo ajustado a un palo.

La nueva salva de cambios del seleccionador de Colombia tampoco despertó a una selección que vivió una noche oscura en Lille. Incluso Argelia pudo aumentar el marcador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here